martes, 10 de diciembre de 2013

Reseña: Autorretrato de otro, de Cees Nooteboom, en la revista S'Auba

De Cartas a Poseidón al poemario Autorretrato de otro
Por Toni Seguí
Revista S'Auba, octubre 2013


Esta será la última carta. El invierno ha llegado a mi isla. Cuando salgo de casa, siento el viento frío procedente del mar. Grandes flotas de nubes, oscuras como la noche, surcan el cielo. El viento agita los olivos silvestres que rodean mi casa. (…) El burro de los vecinos recrimina al mundo con sus rebuznos. Es la hora de los búhos y de los alcaravanes, cuando todas la criaturas privadas de palabras quieren hablar (…)”.

Así empieza la vigésimo tercera y última carta que Cees Nooteboom escribe al dios del mar y de las tormentas en Cartas a Poseidón, publicado por la editorial Siruela, uno de los libros del escritor neerlandés traducidos este año al castellano y que escribió en su casa de Es Consell, en Sant Lluís (Menorca), y en Hofgut Missen entre julio de 2008 y junio de 2012. Un libro que cuenta con numerosas referencias y descripciones de su casa y jardín de Sant Lluís y de paisajes de la isla, así como experiencias vividas en Menorca.

Cees Nooteboom utiliza en esta ocasión el género epistolar para construir unos breves textos sobre su experienciavital y aquellas cosas de la vida diaria que ve, escucha y piensa; unascartas que nunca tendrán respuesta desu destinatario. En la introducción dellibro, Nooteboom señala que la idea de escribir Cartas a Poseidón surgió un día de febrero de 2008 cuando sedirigí a al mercado alemán de Viktualienmarkt para leer un libro que había comprado. Al sentarse en un restaurante de la ciudad vio una servilleta con el nombre de Poseidón en letras azules, “en ese azul del mar junto al que resido en verano”, asegura Nooteboom refiriéndose a Menorca. En este mismo momento decidió que, al acabar el libro en el que estaba trabajando, escribiría otro con cartas dedicadas al dios del mar.

Fue así que aquel mismo año, al día siguiente de estrenar sus 77 años el último día de julio, empezó a escribir en su casa de Sant Lluís unas epístolas dirigidas a Poseidón, en un complejo proceso de creación literaria que se prolongó durante cuatro años. “Cae la tarde. El mar está cerca de aquí, el mar de Poseidón y las rocas junto a las que suelo bañarme. Contemplo la extensa superficie luminosa y rizada del mar, su vaivén bajo el último fulgor del sol. No se oye sino el rumor del agua sobre las rocas. Sí, es hora de poner manos a la obra”, concluye en la introducción del libro. 

SUEÑOS DE LA ISLA 

La otra novedad en castellano de este año del escritor neerlandés es Autorretrato de otro, que lleva el subtítulo de “Sueños de la isla y la ciudad de antaño” y ha salido al mercado con el sello de la editorial Calambur. Es un libro elaborado a cuatro manos, con los textos de Cees Nooteboom y los dibujos del artista alemán Max Neumann. La originalidad de este proyecto editorial radica en que los textos no describen los dibujos, si no que éstos son la fuente de inspiración del escritor para crear los poemas en prosa que contienen numerosas referencies a Menorca, aunque no se la mencione de forma explícita.

Nooteboom colgó en las paredes de su casa de Es Consell los treinta y tres dibujos que Neumann li envió a Sant Lluís. El escritor empezó a escribir, dejándose llevar por sus impresiones sobre los dibujos y por sus recuerdos de Menorca. “Nooteboom mezcla, por tanto, en este libro ficción y realidad, mitología e historia, con sus sueños, reales y ficticios, y con sus recuerdos desde la temprana infancia. Esta es la fórmula elegida por el autor para su autorretrato, inspirado en los dibujos de su alter ego”, afirma el profesor de lengua neerlandesa en la Universidad de Granada Fernando García de la Banda, que ha traducido al castellano la edición original.

La colección de dibujos se caracteriza por sus formas que abrazan el expresionismo figurativo, con figuras deformadas, seres irreales e inacabados, rostros sin expresión y cuerpos incompletos. Por otra parte, los textos también ofrecen un mundo violento, despiadado, amenazador y decadente. La muerte aparece en diversas formas, como son los cadáveres, las formas aniquiladas y los naufragios, entre otras, según subraya García de la Banda.